sábado, 22 de diciembre de 2012

No estoy en la nube, estoy en la parra.

Mi empresa ha subido los servidores a la nube.
Mi ipad y mi iphone trabajan con archivos en la nube.
¿Y uds creen que entiendo lo que significa todo eso?
Conocen perfectamente la respuesta: No.
Ahora todo está en la nube o como dicen los entendidos del ramo, trabajamos con icloud.
Desde aquí quiero proclamar que no estoy en la nube, estoy en la parra.
Busco adhesiones para pasar de la nube a la parra.

.

domingo, 9 de diciembre de 2012

Soy Creyente

El pasado sábado 12 de noviembre pude reconfirmar que soy creyente.

Creo en todos aquellos que estabais allí esperándome. Y en todos aquellos que querías estar allí y que por las circunstancias no lo hicisteis.

Creo en vosotros y en la amistad y el amor que nos une.

Creo que la cara que se me quedó cuando subí las escaleras y allí estabais todos cantando, no tiene precio.

Creo que no tengo palabras de agradecimiento suficientes para todos vosotros.

Creo que el recuerdo de esa noche quedará grabado a fuego en mi retina el resto de mi vida.

Creo en la mujer que organizó todo aquello y consiguió que fuera una sorpresa completa.

Creo en mi chica. Gracias Marichus.

Quiero agradecer todos los regalos que recibí. Los que venían envueltos y los más importantes que venían desde el corazón.

Creo que lo mejor fueron los cientos de besos y abrazos que recibí.

Creo en todos vosotros y en vuestra amistad.

Por todo eso y por mucho más. SOY CREYENTE

.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Anuncio no publicado


SE OFRECEN CLASES DE MECANOGRAFÍA PARA TECLADO DE IPHONE, BLACKBERRY Y RESTO DE SMARTPHONES.

  • Profesorado altamente cualificado: Adolescentes con las hormonas a flor de piel y con más de trescientas pulsaciones por minuto.
  • Ofrecemos adicionalmente servicio de traducción de SMS, Tuits, etc… al castellano y otras lenguas del estado.
Si no hemos visto este anuncio todavía en prensa. Atentos, está al caer. ¿Apostamos?
 

sábado, 3 de noviembre de 2012

La caja de los truenos.


Este tema levanta ampollas allí donde lo saco y estoy seguro que todos tenemos posiciones tomadas que defenderemos con vehemencia.

Libro electrónico vs libro tradicional en papel.

Hace casi un año como regalo navideño cayó en mis manos un libro electrónico (e-book para los entendidos) y lo empecé mirando con escepticismo.

En un principio me bajé un par de libros para ver cómo funcionaba este nuevo chisme electrónico que entraba en casa. Y si, los leí. No estuvo mal. La letra podía ponerla al tamaño que mejor me venía en función de mi vista (ya peino canas), tenía marcapáginas, permite anotaciones, diccionario, etc…

Preguntando aquí y allá me dieron algunas direcciones de correo electrónico donde poder bajarme libros y aquí empezó la locura.

Me llego a sentir incómodo de la facilidad que supone bajarse cientos de libros (cientos no miento) de forma totalmente gratuita para leerlos cómodamente en el libro electrónico. Y digo bien libro electrónico porque he encontrado ventajas del libro electrónico frente a las tabletas ( ipad como es mi caso). Concretamente me refiero a la tinta electrónica que en ambientes luminosos, como la playa o la piscina, se leen perfectamente.

A  lo largo del año 2012 he leído no menos de nueve libros en este dispositivo electrónico. Algunos de ellos bastante extensos, “la catedral del mar”, “Ana Karenina” “cincuenta sombras de Grey” (¿caras de asombro verdad? pero tanto me hablaban de él que no tuve más remedio que leerlo).

Podría echar horas escribiendo sobre lo maravilloso que es disponer en casa de una amplia librería de escogidas obras con estupendas encuadernaciones.

Entrar en un hogar y poder ver estanterías cargadas de libros dice mucho de la familia que los posee. Cultos, ilustrados, intelectuales, sesudos, gente con criterio en suma. No quiero preguntar a quien tenga que quitar el polvo de los libros. Seguro que tiene una opinión bien distinta.

Y qué decir de lo que significa poder tocar los volúmenes, sopesarlos, humedecerse las yemas de los dedos y pasar página. Es una sensación inigualable que nos eleva a los altares de la intelectualidad del país (¿o debo decir estado?).

No voy a poner objeción alguna a los defensores a ultranza de la literatura impresa pues entiendo todos sus argumentos.

Pero ya que he sacado el tema me voy a posicionar.

Tras meses viajando con mi libro electrónico (Wibook de INVES para más señas) de no más de 200 gr.  y tenerlo cada noche en mi mesita de noche con no menos de cien obras seleccionadas personalmente almacenadas en su memoria confieso que pocas obras en el papel volveré a comprar.

No estoy cerrado a cambiar de opinión y cualquier sugerencia o comentario será tenida en consideración.

.   

 

jueves, 1 de noviembre de 2012

Napoleón era italiano


Abril de 2012.
Aprovechando las vacaciones de “Semana Santa” nos vamos a Paris tres días aprovechando las vacaciones escolares y los vuelos de bajo coste.

Una de las noches cenamos en un restaurante italiano situado en la plaza de la República.

El camarero que nos atiende es italiano y a esas horas ya un poco cansado de atender mesas y servir pizzas.

Tener españoles sentados en sus mesas y cansado de tanto francés en Francia, desató su lengua. Encontró el momento de desahogarse y el público idóneo.

No sabría repetir sus palabras pero harto del chauvinismo francés este camarero no podía entender cómo podían encumbrar a Napoleón si éste era italiano. Poco más o menos decía así:

-          Mucho imperio francés y no se dan cuenta de que se lo deben a un italiano. Napoleón nació en Córcega que era italiana y su apellido es italiano, Buonaparte.

No tengo datos para confirmar o contradecir lo que argumentaba el camarero italiano pero dada la vehemencia con la que lo argumentaba y lo hartito que parecía del chauvinismo francés no podía estar muy lejos de la verdad.  

Ahora que corren tantos vientos nacionalistas por España o por el estado español que parece políticamente más correcto, más nos valdría empezar a ver las cosas con más perspectiva y sosiego. Nada es lo que parece y a poco que nos serenemos nos daríamos cuenta de las tonterías que somos capaces de argumentar. 
.

 

 

miércoles, 31 de octubre de 2012

Cabreado


Estoy cabreado. Y como estoy cabreado vengo aquí para contarlo.

Hace pocos días acabé de leer un libro que hacía tiempo quería leer: El monje que vendió su ferrari.

No está mal el libro. Te hace pensar bastante y alguna lección positiva sacas.

Y por otro lado empecé a leer otro libro que también tenía interés el leer: De que hablo cuando hablo de correr.

No llevo muchas páginas leídas pero en principio me está decepcionando. Demasiadas obviedades para los que ahora o en algún momento de la vida hemos corrido de forma habitual.

Y mi cabreo viene cuando leo historias de personajes que dedican su tiempo a visitar monjes en el Himalaya para alcanzar los más altos niveles del conocimiento humano y estabilidad del alma. Otros personajes de estos libros, se supone autobiográficos, se permiten dedicar su vida a escribir, leer y correr.

Y yo entonces digo. ¡No me toques los huevos! A ver qué harían éstos si tuvieran que trabajar cada día. Pero no ocho horas, si no nueve o diez pues si tienes trabajo con la que nos está cayendo debes dar gracias cada día al patrón y meter un par de horitas más pues hay cola en la puerta con el CV en la mano.

Además llegas a casa y tienes que preparar los exámenes del niño. Porque actualmente se examinan los hijos y los padres. Igualito que en mi niñez. ¡No me toques los huevos!

Me olvidaba. Tienes la obligación de llevar al niño al entrenamiento, recogerlo, hacer cenas, poner y colgar lavadoras y compartir todas las tareas del hogar con tu mujer porque somos europeos, de momento, y muy modernos.

Me cabreo y mucho.

…………

Han pasado muchos días desde que escribí la última línea y me nivel de cabreo es mucho más reducido. Además he cogido vacaciones y todo se ve de diferente forma.

Terminé de leer el libro de Murakami y mi opinión sobre el mismo no mejoró mucho respecto a la inicial. Se trata de un libro autobiográfico que toma el hecho de correr como afición, más bien pasión, como hilo conductor de la obra. Fácil de leer pero el título lleva erróneamente a pensar de que se trata de un tratado sobre correr.

 

Tras el libro de Murakami y entre viaje y viaje (Paris, Nantes, Tenerife y Venecia) leí el último libro de la trilogía de Carlos Ruiz Zafón: el Prisionero del Cielo.

Me gustó tanto como los dos anteriores aunque esta vez fuera más previsible la historia y, como de costumbre,   final algo confuso. La familia Sempere y el cementerio de los libros olvidados  no dejan de sorprender y entretener. Buen libro.

 

domingo, 28 de octubre de 2012

Los pepitos de mi madre


Pasó mi madre por casa y me dejó un paquete envuelto en “albal” (el de toda la vida) con dos pepitos.

Hacía años me no me comía un pepito y la cena de aquella noche me trasladó a mi hogar de la niñez cuando en las ocasiones señaladas aparecían los pepitos en la mesa.

El pepito es un pequeño bocadillo relleno de pisto con tomate, pimiento y huevo, que posteriormente se reboza en huevo y se fríe.

Me supo a gloria.

Gracias mamá.

sábado, 6 de octubre de 2012

Corro. Si


Muchos días sin colgar relatos en este mi blog. Escribo de forma habitual pero se queda en las diferentes libretas que guardo por aquí y por allá.
Escribir en papel sigue teniendo su encanto.

Pero hoy cuelgo aquí  un relato, historia, comentario, entrada, chascarrillo, anuncio o como lo quieras llamar, y lo voy a hacer sobre una de las cosas que más me gustan: Correr.

Y es que hoy he corrido más de 20 km entrenando. Hacía muchos meses que quería contar algo como esto.
Es una gran noticia personal que va ligada a que mi peso está holgadamente por debajo de los 80 kg.

Vuelvo a correr. Soy corredor.

.

domingo, 3 de junio de 2012

No somos nórdicos

Publiciad a la puerta de una tienda de muebles valenciana.

No nos hecemos los suecos. Le llevamos los muebles a casa y se los montamos.

Yo lo prefiero. Será porque no soy rubio ni tengo los ojos azules y mido pocos más de uno setenta.

.

domingo, 20 de mayo de 2012

El cazador de tesoros

A la hora convenida sonó el timbre del despacho de abogados.

El abogado y propietario del despacho abrió la puerta sin saber exactamente el motivo de la cita, pero había algo de enigmático en la llamada de aquel posible cliente que le picó la curiosidad.
El inicio de la conversación le pareció una tomadura de pelo. Ese tipo de historias eran lo más parecido a las leyendas urbanas y a pesar de no estar muy ocupado tampoco estaba dispuesto a perder el tiempo, mejor tomar un café en el bar de la esquina donde encontrarse con algún corredor de fincas con información fresca. Pero algunos datos y fechas le hicieron cambiar de opinión en el último momento.

Manuel Castaño (el nombre es ficticio) se presentó como “cazador de tesoros” y sus investigaciones le habían llevado hasta Castellón tras la estela de una suculenta recompensa. Allí necesitaba un abogado que le apoyara y diera soporte legal a su trabajo. Había una importante herencia en juego y no podía dejar ningún cabo suelto.

La historia daba comienzo con el fallecimiento de una anciana en Barcelona que dejaba una abultada herencia y no tenía herederos.
Al parecer todo daba comienzo cuando una joven muchacha de una pobre familia del sur de España entró a servir en la casa de un rico industrial catalán.

El empresario no llegó a casarse nunca y en sus últimos años de vida convivía en su suntuosa residencia con la única compañía de Carmen (el nombre es ficticio) que llegó a la casa siendo todavía una niña.
Hasta el fallecimiento del industrial todos los desvelos de Carmen estuvieron dedicados a quien había sido como un padre para ella desde que llegó allí. Una vez fallecido el empresario, Carmen pasó a ser la heredera universal de la rica fortuna del empresario.

Al no tener descendencia directa y viendo el deterioro de la industria textil en Cataluña había vendido negocio y terrenos. La suma recibida por la venta de sus activos lo convirtieron en un rico soltero de oro que pasó sus últimos años de vida junto a Carmen.

Tras la muerte del industrial Carmen mantuvo su rutina de vida. Humilde, sencilla y sin estridencias. La única relación que mantenía Carmen con su abultada cuenta corriente del banco eran las periódicas reuniones con el administrador y asesor económico de la familia del industrial desde hacía muchos años.

Algunos años después de la muerte del industrial falleció Carmen y a partir de este momento empezaron a mover ficha aquellos que podían reclamar la propiedad de la herencia.

El primero en mover ficha fue el administrador financiero de la familia que poseía información privilegiada y muy completa.
El conocimiento de la ley le permitía saber que no podía reclamar la herencia para sí. Pero cuando una herencia quedaba sin dueño existe una posibilidad de que cualquiera pueda reclamar la herencia cuando no existen herederos conocidos.
Y aquí entró en juego la figura de la mujer del administrador económico. No conozco bien los detalles legales pero la mujer consiguió reclamar la herencia en su totalidad.

En este punto entra en juego el siguiente jugador de la partida. La administración catalana. Sin entrar en los detalles legales, apareció en escena un alto cargo de la administración autonómica catalana que reclamó la totalidad de la herencia para la administración porque la mujer del administrador contaba con información privilegiada y esto la deshabilitaba en un posible recurso judicial.

La herencia ya contaba con heredero. Poco tiempo tardó en empezar a gastar el dinero recibido en diversas administraciones de la autonomía.

Y volvemos de nuevo a la figura de Manuel Castaño, nuestro cazador de tesoros, que entra en escena. Manuel sabía que si conseguía encontrar herederos legales de Carmen podría arrancar esa herencia de las manos de la administración catalana y de paso quedarse con una cuantiosa comisión.
No debía perder tiempo porque el dinero empezaba a correr por las distintas consellerías de Cataluña y si llegaba tarde el dinero se habría diluido en múltiples partidas de gasto.

Manuel sabía que cuando Carmen salió de su casa dejó hermanos que sin duda tendrían hijos que eran, sin saberlo, herederos de una importante fortuna. Un recorrido por los archivos del ayuntamiento de un pequeño pueblo de Andalucía y el rastreo de las partidas de nacimiento llevaron a Manuel a varias poblaciones de Andalucía, Castellón y una población de sur de Francia.

Ya tenía a sus herederos. Ahora comenzaba la dura tarea de convencerlos de que eran herederos de una importante suma de dinero y al mismo tiempo asegurarse de recibir sus honorarios.
En Francia tuvo que salir por piernas pues poco faltó para recibir una paliza cuando en el país galo escucharon su historia.

Y aquí volvemos al principio de esta historia cuando Manuel Castaño estaba frente a la puerta del abogado de La Plana.
En Castellón y Andalucía la labor de investigación de Manuel Castaño fue un éxito y logró convencer a los afortunados para que firmaran el contrato sugerido por el abogado que les aseguraba una importante suma para todos ellos y una importante comisión para Manuel.

Debía ahora volver a Cataluña y pleitear con la, hasta entonces, heredera de los bienes del industrial. El abogado hizo si labor y consiguió un acuerdo amistoso entre la administración y los herederos a cambio de que estos últimos renunciaran al dinero hasta entonces gastado por la administración autonómica.

El colofón a esta historia vino en una comida celebrada en la ciudad condal una vez que todos los herederos recibieron una suma de dinero no inferior los cien mil euros y cazador de tesoros y abogado cobrado su comisión correspondiente.

En el conocido restaurante de Barcelona donde corría el marisco y el cava sin freno tomó la palabra el abogado para pedir una pequeña aportación económica de los herederos para comprar una corona de flores que ofrecer a la tumba de Carmen.

No hubo acuerdo y la tumba se quedó sin flores.

Y si. La historia es absolutamente verdadera.

.

martes, 8 de mayo de 2012

De nuevo aquí. Seguimos contemplando.

Al igual que los tres años anteriores, el 19 de marzo cuando faltan quince minutos para las dos y media de la tarde, levanto la cámara y echo esta foto. Me encuentro en el barrio de Ruzafa para escuchar la mascletá que un año más es excepcional.
En el año 2011 hice esta misma foto desde el mismo lugar. El balcón estaba vacío. En aquella entrada me acordé de mis padres y de algunos admirados amigos. Xemy, Charlie y Mon. Afortunadamente todos siguen ahí al igual que mis padres. Y yo tengo más ganas que nunca de “perder” mi tiempo con ellos. En el año 2010 también hice la misma foto. El balcón estaba ocupado. Entonces hablábamos de la postura que adoptamos frente a la vida. Contemplativa o participativa. Allí salían mis padres y este sigue siendo un vehículo de homenaje y recuerdo a mis padres que ahí siguen plantando cara a la vida. Hoy es el día de la madre y vaya desde aquí un recuerdo y un beso a todas ellas. Año 2012 y el balcón vuelve a estar ocupado. Más mayores, si, pero seguimos dando guerra. Ver el balcón ocupado de nuevo es motivo de optimismo y alegría. Y la época que estamos pasando obliga a no dejar pasar cualquier motivo de optimismo que aparezca por delante. Mi mes de abril ha sido ajetreado en viajes y fiel al título de mi blog mayo recuperará las entradas que no llegaron en abril. Prometo no defraudar. .

lunes, 26 de marzo de 2012

Sin remedio.

En el país de la redención permanente crearon el cuerpo de policía que se encargaba de vigilar los desmanes y la corrupción.
Pero no contentos con ello crearon poco tiempo después el cuerpo superior de policía que se encargaría de vigilar al cuerpo de policía, no fuera que cayeran en la tentación de ser corruptos.
Y no podía existir un cuerpo superior de policía controlando al cuerpo de policía sin un cuerpo de inspectores que se encargaran de controlar que la corrupción pudiera infiltrarse en el cuerpo superior de policía que se encargaba de vigilar al cuerpo de policía.
Y creado el cuerpo de inspección cayeron en la cuenta de que más importante que el cuerpo de inspectores debía ser el recientemente creado cuerpo superior de inspectores que se encargaría de la fundamental labor de controlar al cuerpo de inspectores que a su vez controlaba al cuerpo superior de policía que tenía encomendada la importante labor de vigilar el estricto cumplimiento del deber en el cuerpo de policía del estado de la redención permanente.

Un niño en clase preguntó al profesor:
- ¿Qué país sería más seguro y menos corrupto. El que tiene tres policías o el que tiene mil policías?
El profesor, que había librado más de mil batallas en las aulas, dijo:
- Yo elegiría aquel país que solo necesita tres policías para mantener el orden y evitar la corrupción.

Aún así aquel niño no aprobó el curso y repitió. Yo pasé de curso.

.

domingo, 19 de febrero de 2012

Paseador de perros.

Ahora que empiezo a recibir como en carne propia los resultados académicos de mi hijo me viene a la memoria los comentarios de mi padre cuando flaqueaban mis ganas de perseverar en el estudio.

A la edad que mi hijo tiene ahora, casi 10 años, la vivienda de mis padres estaba situada en el conocido barrio de “La isla perdida” de Valencia.
Desde la ventana de mi dormitorio tenía una despejada vista que tenía como edificio reconocible más cercano el “Chalet de Ayora”.
Entre las huertas que podía divisar desde mi ventana estaban las perreras que albergaban los galgos que corrían en el canódromo de Valencia.

En las instalaciones de la perrera había una pequeña pista de tierra donde los galgos entrenaban y un par de veces al día sacaban los galgos a pasear por los alrededores de la perrera.
Varios empleados salían del recinto de la perrera portando de sus correas a más de una decena de perros cada uno. Y durante un buen rato se podía ver por los caminos de huerta situados frente a mi ventana a varios individuos rodeados de un gran número de perros.

Aquella ventana era para mí, en ocasiones, la mejor de las diversiones y me podía pasar horas contemplando lo que ocurría fuera.

Si por cualquier circunstancia pasaba frente a mi dormitorio mi padre cuando miraba por la ventana en horas en las que debía estudiar me decía:
- Ponte a estudiar o acabarás paseando perros.

Esa frase me acompañó durante muchos años y aun hoy en día la recuerdo como uno de los tesoros de mi niñez. También me ayuda a acordarme de mi padre.
Un beso papá.

Quería yo soltar a mi hijo la misma lapidaria frase que recibí en mi niñez. Pero fue imposible hacer entender a mi hijo el significado de esa frase y el contexto en el que fue creada.
Espero que estas líneas queden aquí conservadas para cuando pueda entenderlas.

Acompaño un recorte que apareció en la prensa meses atrás y que ilustran mis comentarios.


.

domingo, 5 de febrero de 2012

Energumenoterapia

Tengo un hijo que es un portento físico (qué esperabais que dijera siendo yo el padre de la criatura con un alto porcentaje de certidumbre) que juega y entrena en un club de baloncesto y otro de fútbol.
Entre semana entrena en días alternos en cada uno de los clubs y el fin de semana ejerzo de “madre de la Pantoja” llevando al niño a disputar torneos de fútbol 7, de baloncesto o ambos en el mismo fin de semana.
Cuando se nos juntan dos partidos en la misma mañana la situación acaba siendo cómica.
Con uno de los partidos a punto de terminar, sacamos al niño del campo y lo subimos de inmediato al coche donde espera mi mujer con el motor encendido para salir a toda prisa a la cancha donde se disputa el siguiente partido. En el trayecto se cambia de equipaje en el asiento trasero del coche y come algo.

No me puedo quejar pues en el fondo disfrutamos todos con el ajetreo de los partidos. Al final creas un círculo de amistad con los padres de los compañeros de equipo del niño que a menudo acaba en almuerzos, comidas y meriendas muy entretenidas. Y si, es cierto, cualquier escusa para no salir a correr.

Pero en esta entrada quería contar la transformación que sufrimos los padres cuando juegan nuestros hijos. Por momentos no me reconozco.

Comienza el partido y los padres nos vamos a la banda del campo dispuestos a gritar sin descanso.
De nada sirven las indicaciones de los entrenadores sobre la conveniencia de dejar que sean ellos los que dirijan a los críos. Los padres lanzamos unos gritos tremendos animando a los jugadores como si la vida nos fuera en ello. La voz del entrenador se ve ahogada frente al club de energúmenos que formamos los padres.
En todo momento intentamos mantener la educación y no insultar al árbitro innecesariamente pero una coral de padres energúmenos animando a “grito pelado” cada una de las acciones de nuestros hijos no debe ser un espectáculo muy gratificante.
Llegamos a alcanzar un refinamiento a la hora de engarzar las voces de cada uno de los padres en cada una de las acciones de los respectivos hijos que podrían competir de tú a tú con los coros del ejército ruso.

He llegado a la conclusión de que estas demostraciones de capacidad torácica son la mejor de las terapias para liberar energías y terapias anti-stress. Me rio yo de la talasoterapia, la risoterapia, la chocolaterapia y cientos de terapias más que no son ni de lejos tan relajantes como la energumenoterapia.
Y no quiero dejar pasar por alto la oportunidad de recordar las sesiones de colorterapia que recibió un buen amigo que por estos días celebra su cincuenta cumpleaños. A cuenta de esas sesiones pudimos echar unas risas sobre el resultado de las mismas. Pero no quiero hacer aquí sangre de las sesiones de colorterapia y si el citado “paciente” quiere será él mismo quien nos cuente la experiencia.

Así pues si no tiene un hijo a mano eche mano de un sobrino, nieto o vecino y a gritar a todo pulmón.
Debería entrar como recomendación de la Seguridad social como terapia anti-stress.

Y si se cruzan conmigo en alguna cancha, vayan por delante mis disculpas más sinceras y tengan la seguridad de que al final del partido vuelvo a mi estado natural.

.

domingo, 29 de enero de 2012

Jubilación o cambio de escenario.

No soy partidario de traer aquí lo que escriben otros. Pero en esta ocasión el correo electrónico de una persona relacionada con mi trabajo y al que no llegue a conocer directamente me ha parecido que vale la pena plasmarlo aquí para no olvidarlo.

No estoy pensando en mi jubilación y si una cosa envidio de los jubilados es la disponibilidad de tiempo para hacer con pausa aquello que me gusta.

Esta persona, se llama Leopoldo, nos resume en pocas líneas parte de su vida profesional. Y dice así:

Culmina una etapa intensa de mi vida.

Con cierta frecuencia pensamos que el último día está muy lejos, que esas cosas les suceden a los demás.

Pero lo cierto es que todo llega y en ese momento uno piensa sobre lo que te ha sucedido: Has conocido una serie de personas, ajenas entre sí , de diversos orígenes, diferente formación, diferentes edades, diferentes aspiraciones y diferentes experiencias, coincidiendo en una situación, conviviendo, colaborando, discrepando, discutiendo, hablando, dialogando y con ello, en una palabra, influenciándose recíprocamente de modo irreversible y permanente.

Ninguna de nuestras vidas es ahora la misma que al inicio, todos somos a la vez maestros y discípulos y esa es la verdadera grandeza de la vida.

Yo tengo la enorme satisfacción de haber recibido de todos vosotros una influencia muy positiva, no tengo más remedio que reconoceros como mis maestros.

En alguna medida todos sin excepción me habéis ayudado a madurar, a contemplar la vida desde otra perspectiva, a apreciar el verdadero valor de las cosas. Hemos compartido esa evolución, esa maduración interna.

En vuestra compañía he aprendido mucho más de lo imaginable. Vaya donde vaya llevaré siempre conmigo, de manera segura e inevitable y formando parte de mí mismo, algo de cada uno de vosotros; puede ser una palabra, una frase, una idea, una postura, un gesto, una imagen, una actitud, un chiste, una historia… no sé lo que será, pero soy consciente que no me sorprenderá, ya que formáis parte de mi vida, como yo también formo parte de la vuestra, espero que para bien.

A vosotros, pues, os debo casi todo lo que soy. A vosotros os debo haberme dado oportunidades, algunas de las cuales he aprovechado, hemos compartido ilusión, asistencia, colaboración, amistad.
Todo ello forma parte ya de mi historia, de mi experiencia propia y por lo tanto, de mi vida.

No me voy a despedir porque los amigos no necesitan decirse adiós, se llevan siempre en el corazón.

Gracias por todo y sabed que podéis contar conmigo en lo que pueda ayudaros, pongo mis conocimientos y experiencia en vuestras agendas y espero que me permitáis seguir disfrutando de vuestra amistad.

.

sábado, 21 de enero de 2012

Europa Central

Mi empresa ha tenido a bien tenerme durante el mes noviembre pasado un par de semanitas viajando por centro Europa. Dígase Alemania y Austria.

Los viajecitos unidos a cierto asunto laboral y personal de inciertas consecuencias han conseguido que el mes de noviembre haya sido movido y mentalmente agotador y desequilibrante.
El largo puente de inicio de diciembre lo tomé a modo de reflexión y reestructuración de valores y objetivos.

En cuanto a correr he podido llegar a comprender que cuando salgo a correr no lo hago para relajarme si no para correr más y más rápido.
Me gusta correr. Y corro no para hacer deporte si no para hacerlo mejor. Y hacerlo mejor significa ir más rápido. Y por alguna extraña razón dejé de correr porque muchos y variados acontecimientos me desequilibraron.

Y claro que voy a retomar las carreras. El año 2012 lo señalo como la vuelta al maratón.

No puedo contar grandes gestas deportivas en los meses de noviembre y diciembre puesto que no he entrenado ni participado en carrera alguna. Pero sin embargo he desarrollado un bien cuidado catálogo de excusas matutinas y vespertinas para no salir a correr. En caso de necesidad la puedo compartir sin necesidad de contraprestación alguna.

La introducción anterior me venía muy bien para justificar mi largo silencio en el blog. Pero la intención de esta entrada era contar ciertos aspectos mi experiencia europea en los países dueños y señores del euro.

Viajar a países como Alemania que tiene un paro próximo al diez por cien y Austria con un paro en torno al tres por cien hace suponer que nos vamos a encontrar con poco menos que el paraíso terrenal. Pero una vez allí te das cuenta que las cifras de paro no son más que eso, cifras. Y no quiero dar a entender que estar en el paro sea cómodo. Estar parado es un drama personal y familiar del que puedo dar testimonio en primera persona.
Pero en estos países se respira cualquier cosa menos abundancia. Más bien al contrario parece que es España quien vive en la abundancia.

Y voy a contar un ejemplo de entre los muchos que pude ver. La iluminación de las ciudades.
Ciudades como Viena y Nuremberg tienen una iluminación pobre y triste. Con luminarias muy separadas que poco invitan al paseo por la calle. Y esto se observa a poco que te alejes del centro de las ciudades. Y lo mismo se puede decir de los escaparates de las tiendas, la decoración de las casas o incluso la forma de vestir de la mayoría de los ciudadanos que te cruzas en la calle.
Sin embargo la iluminación de las ciudades españolas, incluso en barrios periféricos es abundante y espléndida.

No quiero decir que debamos renunciar a vivir mejor pero no podemos vivir con los dispendios que no podemos permitirnos.
No envidio el nivel de vida de los centroeuropeos y no quiero que perdamos el nivel de vida que tenemos actualmente.
Pero cierta reflexión tendremos que hacer sobre la situación económica que estamos atravesando.

Tras el viaje tomé algunas notas sobre las impresiones recibidas que voy a trascribir aquí.

El hotel en Viena estaba en pleno barrio turco. El hotel era de categoría media y tras llegar entrada la noche la sensación fue de calles tristes y mal iluminadas. Poco mobiliario urbano.

Me sorprendió no ver parques infantiles durante los largos trayectos entre hotel y fábrica.
Allí poquito ven el sol y la niebla es habitual. Con razón les atrae tanto España. Y todavía me sorprendió más las zonas profusamente industrializadas muy próximas a la ciudad. Y no eran industrias ligeras, hablo de refinerías de petróleo y fabricantes de productos químicos. Todo muy próximo a la ciudad.

Una cerveza de 0,5 litros en un céntrico pub costó 3,6€. Un precio no muy alejado o en algunos casos inferior al que pagaríamos aquí.
La seguridad en las calles era muy grande y la presencia policial escasa o nula.

La ciudad de Bratislava se encuentra a 40 minutos en coche de Viena. Eso quiere decir que abundante mano de obra barata se puede encontrar en los países limítrofes, Eslovaquia, Chequia, Hungría y Polonia. Y aun así mantienen en Austria tasas de paro en torno al 4%. Algo de la política migratoria de estos países desconozco que explican el dato.

El viaje lo hicimos en vuelos de Air Berlín y Niki flight. En general compañías muy recomendables para volar. Comparadas con Ryan Air sería como comparar el jamón serrano con el jamón york.

Si no me equivoco me espera un año 2012 viajero que aprovecharé para traer aquí mis impresiones.

.

viernes, 6 de enero de 2012

Reyes Magos

Yo si creo en los Reyes Magos. Y en Papa Noel (gordo asqueroso con traje redículo que ya podría empezar a correr y hacer dieta) y en todo aquello que suponga repartir regalos,alegría, y por qué no, incentivar el consumo que falta nos hace.

Y este es mi primer regalo que me hago a mi mismo:

Una entradita para empezar el año animado en todos los sentidos.
- Animo para no dejar este blog sin entraditas que me mantengan "vivo"
- UnaSganas tremendas de quemar zapatillas y degastar asfalto.

Los temas importantes serán los de siempre:
- Familia. Salud y amor para todos.
- Trabajo. Que no falte ni para mi ni para los mios.
- Amigos. No me olvidéis. Os quiero. Os buscaré.

Y como siempre que Itaca siga estando muy muy lejos.

EL DESTINO ES EL CAMINO.

.