domingo, 25 de octubre de 2015

Cumpliendo años.


Vamos cumpliendo años. Y las oportunidades son escasas. Las que vale la pena aprovechar hay que perseguirlas y hacer el esfuerzo que sea necesario para no dejarlas escapar.

Ya voy aprendiendo a diferenciar lo que realmente me interesa y no tengo ganas de perder el tiempo.  

 

Una inesperada oportunidad de recuperar una vieja amistad, muy querida en su momento, es como tener la oportunidad de recuperar un tesoro perdido.

 

¿Y para qué?

Pues para algo muy sencillo. Tomar un café y charlar.

¿Algo más? No lo sé.

 

Desgraciadamente, si la ciencia no lo remedia, nos quedan más años por detrás que por delante.

Hay tiempo para todo y no quiero perder un minuto del tiempo que me queda por delante.

Pero en absoluto me parece una pérdida de tiempo poder sentarme alrededor de un café y repasar los años pasados.

Contarlo es como una valiosa terapia que nos permite volver a saborear viejos recuerdos que rejuvenecen el alma.

 

Y sí; quiero hacerlo contigo. Porque contigo me siento cómodo y sereno.

¿Queda claro?

¿Hacen falta más explicaciones?

 

Esta es la carta que dejó junto al bolso de la mujer de la cuarta fila del autobús.

¿Tendrá continuación?

.

No hay comentarios: