martes, 20 de octubre de 2015

Cosas de ingenieros.


Cada mañana forma parte de mi jornada laboral reunirme con mis compañeros que dirigen el trabajo en fábrica. Y entre ellos está el jefe de mantenimiento, que al igual que la mayoría de jefes y directores son ingenieros.

 

Calificamos a menudo a los médicos como casta porque usan entre ellos una jerga que solo entienden ellos.

Pero la casta de ingenieros no es menos ingeniosa en cuanto al uso del lenguaje.  

 

Todos sabemos que la maquinaria de fábrica se desgasta y estropea por el uso continuado pero ahí está el cuerpo de mecánicos comandado por el ingeniero jefe para que todo vuelva a funcionar correctamente.

 

La parte interesante de cada reunión matutina viene cuando el jefe de mantenimiento trata de explicar los fallos de la maquinaria al mismo tiempo que justifica que no se debieron a fallos del plan de mantenimiento.

Yo acabo por no entender el origen del problema ni la solución aplicada. Y todo ello gracias a palabras mágicas que solo puede entender un ingeniero de mantenimiento.

Y estos son algunos ejemplos:

 

Las líneas de producción tienen unas piezas llamadas ¨chavetas¨ que deben estropearse a menudo. Y esas piezas que yo jamás vi están en el ¨chavetero¨.

 

Charnela. Esta curiosa pieza que desconozco completamente como y donde está también aparece en las explicaciones. También fallan mucho.

 

Pero siempre hay una solución al problema. Las bridas.

Siempre acaban embridando algo para conseguir que la producción no pare.

 

Conclusión. Todos los que no pertenecemos al supramundo de los ingenieros acabamos por no entender muy bien lo ocurrido ni la solución adoptada. Claro, no pertenecemos a la casta de los ingenieros.

.

 

1 comentario:

El Impenitente dijo...

Lo más importante de la chaveta es no perderla. Y sí que existen, lo mismo que las bridas. Fundamentales las bridas.

Ahora, las charnelas creo que están junto a la junta de la trócola y los gamusinos.