lunes, 13 de septiembre de 2010

El cementerio de las cintas de vídeo olvidadas

En las noches de agosto circular por las calles de Valencia es un placer. La fluidez del tráfico te permite ver lo que ocurre a tu alrededor con detalle.

No hace ni cinco años que en cada esquina de la ciudad encontrabas un víedoclub. Podían contarse por cientos y gran número de ellos abrían 24 horas. Pasaron los años y fueron cerrando hasta no quedar establecimientos de este tipo abiertos.
Al ver el local cerrado que hace no mucho tiempo ocupaba uno de estos comercios me asaltó la gran duda. ¿Dónde han ido a parar los cientos de cintas de vídeo que llenaban a rebosar miles de estanterías?

En los exitosos best sellers de Carlos Ruiz Zafón las tramas se hilvanan a través del “cementerio de libros olvidados”. Y como si de una revelación se tratara, el calor de las noches de agosto trae la respuesta a mi pregunta.
En algún punto de la ciudad y detrás de algún discreto portal existe un gigantesco laberinto de estanterías ocupado por los millones de cintas de vídeo que llenaban los vídeoclubes .

No podría ser capaz de mejorar la descripción de Carlos Ruiz Zafón del cementerio de libros olvidados. Pero sin lugar a dudas el cementerio de cintas de vídeo olvidadas posee importantes particularidades. El papel y las cubiertas de cuero se ven sustituidas por asépticas cajas de plástico y cintas magnéticas. El negro sobre blanco de la tinta queda eclipsado por las portadas a todo color de las cajas de cintas VHS.

El vigilante de este laberinto tiene una indeterminada edad, viste vaqueros desgastados, deportivas y suéter amplio de cuello vuelto. Si le preguntamos por cualquiera de los miles de títulos allí almacenados nos guiará con increíble exactitud. Conoce tramas y personajes de la mayoría de títulos allí almacenados. Muchas horas de palomitas y refrescos frente al viejo reproductor de vídeo han rodeado la historia de este individuo.

Imagino diversas localizaciones del cementerio de cintas y tras descartar posibilidades dudo entre un viejo polígono industrial con naves ocupadas por vetustas empresas a punto de desaparecer y una barriada obrera con pisos pertenecientes a las antiguas viviendas sociales del estado atacadas por la aluminosis.

No dejaré de seguir cualquier pista que me acerque al oscuro laberinto y aquí contaré el curso de las investigaciones y logros cosechados.

sábado, 11 de septiembre de 2010

El perro de mi amigo


Algunos perros son tan listos que viéndolos actuar parecen más espabilados que sus dueños. Un poco más allá sentado en la misma mesa contesta uno de los comensales, “es cierto yo tenía un perro de esos”.

Cierto como la vida misma.

El viajecito familiar del verano me llevó a un sencillo bar en Sevilla donde nos sirvieron unas raciones sensacionales.
Entre caña y tapa levanté la vista y exclamé: ¡Coño mirad quién está pidiendo en la barra!
El personaje que físicamente llamaba la atención por si solo era Mario Pestano.
-¿Y ese quién es? Exclamaron al mismo tiempo mis conocidos y algunos desconocidos de las mesas de al lado.

No hacía ni diez minutos que comentábamos que en este país abundaban los “frikis” y a personajes como la Belén Esteban los podría reconocer cualquiera en un bar.

Me levanté y con la conocida excusa de la foto con el niño (aquí la acompaño) saludé a Mario Pestano. Gracias majete con uno de tus brazos conseguimos acero para botar un barco.

La pregunta siguiente la podéis imaginar:
- ¿Es famoso?
Yo expliqué que este tipo con dos metros de altura y más de cien kilos de peso era capaz de girar en un pequeño círculo dos veces sobre si mismo y lanzar un disco a casi cien metros de distancia. Uno de los mejores del mundo.
Pedí otra caña y tortitas de camarones. A nadie importaba saber más del personaje en cuestión.

Repetía esta misma anécdota en una cena de verano con conocidos y amigos. Una de las respuestas que pude escuchar fue que ese tipo de personajes no podían interesar a nadie más que al grupo de chalados que nos entretenemos corriendo carreras populares.

Definitivamente hay muchos perros como el que aparece en el primer párrafo.

martes, 7 de septiembre de 2010

Desig. SUMMER IS OVER

Sitúo la yema de mi dedo índice sobre la primera vértebra cervical de su espalda. Dejo bajar mis dedos saltando de vértebra a vértebra recorriendo la piel de la columna. Y como si se tratara de una predeterminada fórmula matemática abandono el camino marcado por la columna periódicamente para acariciar con mis uñas la dorada piel de su espalda.

Al llegar a la cintura abro la mano y mis palmas acarician sus caderas perfectamente moldeadas por la dieta y el gimnasio.
Alargo el momento mientas mis palmas solo piensan en fundirse con la piel de su muslo.

Con sacrificio mis manos sobrevuelan la redondez de sus nalgas para acariciarle entre sus muslos. Noto un ligero estremecimiento que recorre todo su cuerpo.

Llego hasta sus torneados y finos tobillos. No aguanto más y me abalanzo sobre ella…..

¡¡¡¡Para, despierta!!!!. SUMMER IS OVER

Acaba el verano, volvemos a la faena y es hora de los buenos propósitos. Si el anuncio de la primavera lo marca El Corte Inglés, el inicio de septiembre lo marcan los anuncios de fascículos y colecciones variadas.

Empiezo el año con nuevos y variados proyectos. Suerte