lunes, 26 de marzo de 2012

Sin remedio.

En el país de la redención permanente crearon el cuerpo de policía que se encargaba de vigilar los desmanes y la corrupción.
Pero no contentos con ello crearon poco tiempo después el cuerpo superior de policía que se encargaría de vigilar al cuerpo de policía, no fuera que cayeran en la tentación de ser corruptos.
Y no podía existir un cuerpo superior de policía controlando al cuerpo de policía sin un cuerpo de inspectores que se encargaran de controlar que la corrupción pudiera infiltrarse en el cuerpo superior de policía que se encargaba de vigilar al cuerpo de policía.
Y creado el cuerpo de inspección cayeron en la cuenta de que más importante que el cuerpo de inspectores debía ser el recientemente creado cuerpo superior de inspectores que se encargaría de la fundamental labor de controlar al cuerpo de inspectores que a su vez controlaba al cuerpo superior de policía que tenía encomendada la importante labor de vigilar el estricto cumplimiento del deber en el cuerpo de policía del estado de la redención permanente.

Un niño en clase preguntó al profesor:
- ¿Qué país sería más seguro y menos corrupto. El que tiene tres policías o el que tiene mil policías?
El profesor, que había librado más de mil batallas en las aulas, dijo:
- Yo elegiría aquel país que solo necesita tres policías para mantener el orden y evitar la corrupción.

Aún así aquel niño no aprobó el curso y repitió. Yo pasé de curso.

.